Stranger things: Camerún y sus camisetas

En 2002, Camerún se disponía a disputar la Copa de África de aquel año, que se disputaba en Mali. Desde 1997 Puma es la proveedora oficial de la Federación Camerunesa de Fútbol (de hecho, la empresa alemana viste a la gran mayoría de selecciones africanas). La marca de Baviera, que siempre ha sido muy innovadora decidió sacar adelante un uniforme revolucionario: una camiseta sin mangas. Según la empresa este diseño favorecería la movilidad de los jugadores y que era mucho más confortable de cara a las altas temperaturas de Mali.

La camiseta fue recibida con división de opiniones. La prensa de Costa de Marfil por ejemplo, llegó a decir que era una falta de respeto al resto de equipos y a los aficionados, mientras que para otros fue un auténtico éxito.

Finalmente Camerún usó la camiseta en la Copa de África. Ganaron con puntaje ideal el Grupo C, compartido con República del Congo, Togo y Costa de Marfil; eliminaron a Egipto en cuartos, al local en semis; y vencieron en la final a Senegal, por penales.

https://www.youtube.com/watch?v=5BTPd27B2ms

La intención de Puma además era que los “Leones indomables” usen el mismo modelo en el Mundial de Corea y Japón, que se disputaba unos meses después.

Pero la FIFA se opuso. En marzo de ese año, Keith Cooper, portavoz de la FIFA llamado fue claro: “No son camisetas. Son chalecos”. La International Board (asociación encargada de definir las reglas del fútbol a nivel mundial) dice que las camisetas deben llevar mangas. Además, existía un problema adicional: las selecciones debían llevar un parche de la FIFA en la manga, así que la presencia de esta parte de la camiseta era obligatoria.

La solución de Puma fue añadir unas mangas negras cosidas a la camiseta (no verdes como indicaría la lógica) perdiendo toda vistosidad. Con este equipamiento  los ‘Leones Indomables’ compitieron en el Mundial de Corea / Japón 2002, donde cosecharon sólo cuatro unidades en su grupo y no pudieron acceder a la segunda fase,  y en la Copa Confederaciones 2003.

Dos años después volvió la polémica. De cara a la Copa de África de Túnez 2004, Puma dio otra vuelta de tuerca al mundo del uniforme con una camiseta ajustada de una sola pieza con sus tradicionales colores verde y rojo para la parte de la camiseta y del pantalón. Según Puma su ventaja radicaba que al ser de una única pieza ceñida, se evitaban agarrones o los jugadores se la  quitaran en los momentos de júbilo al marcar un gol.

Sin embargo, la FIFA obligó a retirar ese modelo alegando que no cumplía con lo dispuesto en el Artículo 4 de las 'Reglas de Juego' donde dice claramente que el uniforme del futbolista debe constar de tres piezas. Camerún no fue sancionado por el uso de esta indumentaria en los partidos de la primera fase, ya que su Federación realizó la promesa de acatar dicha prohibición en la segunda fase del torneo. Sin embargo, en los cuartos de final, volvieron a usar esta camiseta no permitida, y en consecuencia la Comisión Disciplinaria de la FIFA abrió una investigación e impuso una multa de 200.000 francos suizos (casi 129.000 euros) a la Federación de ese país así como la reducción de seis puntos en las eliminatorias africanas para el Mundial de Alemania 2006.
Puma llevó a la FIFA a tribunales, exigiendo una compensación de 2,5 millones de dólares. Según los representantes de la marca alemana, el organismo rector del fútbol mundial se dejó influir en su decisión por las presiones de Adidas, competencia potencial de Puma desde su creación en 1924 (una larga historia familiar que merece ser contada). La audiencia de un tribunal de Nürenberg (Alemania) consideró que la FIFA violó los reglamentos de la competencia al prohibir la citada indumentaria, considerando que la prohibición había causado daños de imagen a Puma, ya que ningún otro equipo se atrevería a jugar con ese innovador diseño de camisetas por temor a sanciones. Un portavoz de Adidas rechazó totalmente las acusaciones de presión, aunque por todos es conocido que la firma de las tres tiras es suministradora oficial de la FIFA en sus torneos internacionales.

Puma perdió el caso, pero al menos a Camerún no le quitaron al final los seis puntos en la clasificación para Alemania 2006.

Fue el punto final para una excéntrica aventura en indumentaria deportivas.